Resumen

Hoy en día, las escuelas hablan cada vez más de formación integral del ser humano y sus filosofías están fundamentadas en conceptos humanistas, pero paradójicamente se alejan de sus valores en sus prácticas docentes y gestión institucional.


El presente artículo da cuenta signos de que un contexto humanizado y humanizador al interior de la universidad es posible; a partir de sistematizar la experiencia de los seguidores de Marcelino, quienes continúan recorriendo nuevos senderos para la realización de la Misión Marista; teniendo como fuente de inspiración el sueño del santo fundador: “vivir el Evangelio católico en las circunstancias concretas de su contexto histórico”.