Textos artísticos en tiempos de COVID-19. Dos casos en México y Colombia

 

Artistic texts in times of COVID-19. Two cases in Mexico and Colombia

           

 

 

Recibido: 10 de enero 2022

Evaluado: 21 de febrero 2022

 Aceptado: 03 de junio 2022

 

Israel Rivas Romero

israelrivrom@gmail.com

https://orcid.org/0000-0003-2050-1008

Universidad Nacional Autónoma de México, México

 

Cómo citar

Rivas Romero, I. (2022). Textos artísticos en tiempos de COVID-19. Dos casos en México y Colombia. Revista EDUCA UMCH, (19), 138-152. https://doi.org/10.35756/educaumch.202219.215

 

 

Resumen

 

En el presente artículo se analizan las novedades de las expresiones artísticas contemporáneas en torno a la pandemia por el Covid-19. La metodología empleada para tal fin es la de investigación documental. Asimismo, se asumen algunas consideraciones teóricas de la semiótica y la hermenéutica para caracterizar a las expresiones artísticas como textos artísticos. En la primera parte del artículo se recuperan dos antecedentes de textos artísticos en torno a las pandemias en el mundo: el Decamerón de Giovanni Boccaccio y el mural de Keith Haring que lleva por nombre Todos juntos podemos parar el sida. En la segunda parte se realiza una aproximación a las novedades de los textos artísticos elaborados en el marco de la pandemia por el covid-19 a partir de dos ejemplos: el concurso “Miradas artísticas sobre la pandemia. Abrazando la vida” (México) y el libro colectivo “Narrando desde y con el virus” (Colombia). El artículo concluye con el señalamiento de algunos retos de investigación en torno a estos textos artísticos y sus posibles vías de lectura académica.

Palabras clave: Textos Artísticos, Pandemia, México, Colombia

 

Summary

 

This article analyzes the novelties of contemporary artistic expressions around the Covid-19 pandemic. The methodology used for this purpose is documentary research. Likewise, some theoretical considerations of semiotics and hermeneutics are assumed to characterize artistic expressions as artistic texts. In the first part of the article, two artistic texts about pandemics in the world are reviewed: Giovanni Boccaccio's Decameron and Keith Haring's mural entitled Todos juntos podemos parar el sida. In the second part, an approach to the novelties of the artistic texts elaborated within the framework of the pandemic by Covid-19 is made on the basis of two examples: the contest “Miradas artísticas sobre la pandemia. Abrazando la vida” (Mexico) and the collective book “Narrando desde y con el virus” (Colombia). The article concludes by pointing out some of the research challenges surrounding these artistic texts and their possible avenues for academic reading.

Keywords: Artistic Texts, Pandemic, Mexico, Colombia

 

Introducción

La crisis global derivada de la pandemia por el virus SARS-CoV-2 (covid-19) ha detonado la producción de una gran cantidad de textos y narrativas que vemos circulando con frecuencia en diversos medios y soportes. Hemos visto cómo los medios digitales y las redes sociales han ampliado su circulación con objetivos que van desde informar a la población, contenerla, promover mejores hábitos de salud en ella, entre otros. Sin embargo, hay otro tipo de textos que atañen al panorama de la pandemia, pero que ocupan rudimentos del lenguaje artístico (literario, plástico, musical, cinematográfico, etc.) para enunciar interpretaciones y posicionamientos concretos frente a ella. Considero importante estudiar desde las humanidades la novedad de este tipo de producción textual con miras a comprender su posible valor histórico y educativo, ya sea para el presente o para el futuro pospandémico. En este artículo abordaré de manera exploratoria dos ejemplos de producción textual de tipo artístico que se generaron de manera reciente en México y Colombia.

 

Método

La metodología empleada para la elaboración de este artículo es la de investigación documental. Esta metodología, muy característica de las ciencias sociales y las humanidades, se enfoca en el procesamiento de los datos que se encuentran consignados en documentos, mismos que, según los autores MacDonald y Tipton:

[…] son cosas que podemos leer y que refieren a algún aspecto del mundo social. Claramente esto incluye aquellas cosas hechas con la intención de registrar el mundo social -los informes oficiales, por ejemplo- pero también los registros privados y personales como cartas, diarios, fotografías, los cuales puede que no se hayan hecho para sacarlos a la luz pública. No obstante, además del registro intencionado, puede haber cosas que abiertamente traten de provocar diversión, admiración, orgullo o goce estético -canciones, edificaciones, estatuas, novelas- y que, sin embargo, nos dicen algo sobre los valores, intereses y propósitos de aquellos que las encargaron o produjeron. Tales creaciones pueden ser consideradas documentos de una sociedad o grupo, que pueden ser leídos, si bien en un sentido metafórico. (MacDonald y Tipton, 1993, como se citó en Valles, 1999, p. 120).

 

La noción de documento, por tanto, es muy amplia y se encuentra abierta al estudio de cualquier expresión de la cultura donde sea posible estudiar prácticas, significados, posicionamientos, deseos, etc. Ahora bien, en este artículo ampliaré la noción de documento con base en la categoría de texto para poder caracterizar a mi objeto de estudio: los textos artísticos producidos en la pandemia por covid-19.

 

Sobre las nociones de texto y texto artístico

En primer lugar, un texto, en palabras del semiólogo Mirko Lampis (2016) “es un conjunto integrado de expresiones al que se asigna o en el que se reconoce una determinada organización significante” (p.686). En ese sentido, los primeros atributos del texto son su unidad y organización interna para configurar un mensaje que posee un significado y que a su vez se inserta en un proceso de comunicación humana. Lampis (2010) apuesta por comprender al texto como una categoría explicativa de tipo relacional en la medida en que no se trata de una entidad abstracta sino de un elemento que se ve correlacionado por la existencia de sus intérpretes y la cultura de la que forma parte:

 

Todo texto es el producto de un tiempo, de un intertexto y de unas prácticas interpretativas profundamente ancladas en los procesos colectivos de la significación social, y tanto el texto como estas prácticas interpretativas derivan de manera solidaria con el conjunto del sistema de la cultura (p. 142).

 

Ahora bien, en el ámbito de la cultura existen muchas formas de organizar los textos. Lampis (2016) sugiere que los textos se pueden organizan a través de géneros, mismos que:

no son, desde luego, entidades fijas: existen interferencias, mestizajes y fusiones; existen diversificaciones y cismas; existen nacimientos, muertes y fosilizaciones; y existen exhumaciones y resurrecciones. Las dinámicas de deriva de un género determinado dependen: a) del operar de los agentes individuales que lo trabajan “por dentro” (con sus hábitos, sus motivaciones, sus competencias y sus conflictos), b) de la emergencia y el afirmarse de singularidades textuales (sobre todo obras canonizantes) y c) de las circunstancias contextuales y sociales en el que el género llega a ser cultivado y reconocido (p.689).

 

Estos tres factores indicados por el semiólogo eslovaco son muy importantes. Indicar que tal texto pertenece a un determinado género implica reconocer las condiciones de producción por parte de sus autores, la emergencia de textos reconocidos como canónicos dentro de ese género concreto y las circunstancias de recepción y reconocimiento de tales textos.

 

De manera particular, en este artículo me situaré en el contexto del tercer factor para indicar que los textos que estudiaré pueden ser leídos como artísticos. Ahora bien, ¿qué aspecto caracteriza a algo como artístico? Trataré de responder esta pregunta desde el pensamiento del filósofo Hans-Georg Gadamer, para quien:

[…] la verdadera importancia de la obra de arte radica en su capacidad de fundar otras totalidades de sentido, otras comprensiones e interpretaciones del mundo; en la medida en que la obra realiza esto, propicia la emergencia del ser, en tanto una de las acepciones de la palabra ‘ser’ tiene para Gadamer es precisamente configuración de sentidos. La obra de arte sería entonces el lugar o sitio privilegiado de fundación de sentidos, puesto que esta tiene capacidad de inaugurarlos, inventarlos, de ‘traer al ser desde la nada’, de ahí la expresión ‘vuelta al ser verdadero’ que quiere decir que el ser aparece de una manera ontológicamente originaria en la obra de arte (González, 2005, p. 61).

 

Estas palabras permiten identificar uno de los rasgos característicos de toda obra de arte, más allá de sus meras dimensiones técnicas. La obra de arte, en calidad de ente, tiene una dimensión ontológica que permite representar aspectos del ser que difícilmente pueden enunciarse en otro tipo de textos o discursos. Verdad y Método es el ejemplo más claro de tal postulado en la medida en que toda la primera parte del libro representa una argumentación que recupera la posibilidad de encontrar la verdad en la experiencia con la obra de arte, más allá del mero subjetivismo de la estética kantiana (Gadamer, 2012).

 

Con base en el breve recorrido conceptual, considero que un texto artístico se caracteriza principalmente por brindar una representación de la realidad con base en la elaboración de un mensaje que puede ser leído y descifrado a través de la experiencia estética. El texto artístico no es un mero reproductor de la realidad, sino que tiene la posibilidad de fundar otras visiones sobre la misma.

 

Algunos antecedentes en la historia

Una vez teniendo clara la acotación sobre lo que puede ser un texto artístico, me gustaría comentar brevemente dos ejemplos de este tipo de textos que podemos encontrar en algunas épocas de la historia y que atañen directamente al tema de las epidemias y pandemias en el mundo.

 

La primera idea que quisiera recuperar en este recorrido es que la producción de textos artísticos, en gran parte de las épocas que anteceden a la nuestra, se acotó a una esfera muy reducida de sujetos con posibilidades materiales, formativas y, en algunos casos, hasta de apoyo institucional.

 

Particulares ejemplos podemos mencionar en la historia de la literatura, como el caso de El Decamerón de Giovanni Boccaccio, quien al principio de su obra esboza su óptica particular por la peste negra que alcanzó a la población florentina en el siglo XIV. Boccaccio no solo se esfuerza por retratar la forma en que se expandió la enfermedad, sus síntomas y consecuencias, sino que señala de manera inquisitiva las posibles causas y procedencia de la pandemia:

sobrevino la mortífera peste. La cual, por obra de cuerpos celestes o por nuestros inocuos actos, la justa ira de Dios envió sobre los mortales… fue originada unos años atrás en partes de Oriente, donde arrebató innumerable cantidad de vidas, desde allí… prosiguió devastadora hacia el Occidente (Boccaccio, citado en Gil-Carcedo y Gil-Carcedo, 2018, p. 263).

 

En las palabras de Boccaccio es posible distinguir una creencia y actitud medieval en torno a los problemas que atañen a la vida humana. Es decir, el mal de la pandemia proviene de un castigo divino propiciado por Dios. También el autor remite a la región en donde se originó la enfermedad y los alcances geográficos que tuvo.

 

En otras épocas también podemos encontrar textos artísticos que dan cuenta de algunos referentes pandémicos. Hacia la segunda mitad del siglo XX, nos encontramos con el mural que Keith Haring pintó en Barcelona.  Todos juntos podemos parar el sida, pintada en 1989, evoca a la pandemia provocada por el virus de inmunodeficiencia humana, mismo que en su momento fue casi por completo incomprendido debido a los supuestos peyorativos en torno a la sexualidad y forma de vida de ciertos sectores de la población. El mural apela al peligro que representa el virus, sus formas de transmisión y la necesaria colaboración de toda l población mundial para combatirlo.




Nota. En este fragmento del mural de Keith Haring se encuentra el contenido textual que da título a la obra, además de una alegoría sobre la colaboración humana a partir del contacto entre las manos de los personajes. Adaptado de Together we can stop AIDS [Fotografía], de Fred Romero, 2017.

 

Estos y otros ejemplos de expresiones artísticas (Mora, 2020; Palafox, 2020) indican algunas aproximaciones a los problemas generados por las epidemias y las pandemias en el mundo. Los textos artísticos nos muestran de manera simbólica las formas de relación del ser humano con los cuerpos, la salud, el tiempo, la enfermedad, la naturaleza y el conflicto. Desde mi punto de vista, su valor no solo radica en la verosimilitud con la que muestran sus testimonios sobre una época, pues para eso tenemos a las obras historiográficas y otros documentos que nos permitirían reconstruir lo sucedido, aunque sea de manera artificial. El valor de estos textos artísticos radica en la dimensión interpretativa sobre una serie de hechos, los sentimientos, ideas, proyecciones y en todos los recursos que desean dar sentido a un problema de salud que vulnera la existencia humana. Retomando lo señalado en el apartado anterior, el texto artístico es un sitio privilegiado para comprender las visiones e interpretaciones del mundo, incluso cuando este atraviesa por conflictos de gran magnitud como una pandemia.

 

Ahora bien, en pleno siglo XXI hay algunas novedades que vale la pena estudiar con respecto a la producción de textos artísticos en un mundo que atraviesa por la crisis de la pandemia por el covid-19.

 

Novedades

Las medidas de confinamiento social que implementaron de manera emergente las autoridades gubernamentales en el globo tuvieron un efecto significativo en el consumo y producción de textos artísticos. Tal como señala, María Fernanda Castellanos (2020), especialista del sector Cultural de la UNESCO en Guatemala, fue en el distanciamiento físico en que la población mundial reconoció el valor de las expresiones artísticas para calmar la angustia y liberar el estrés. Esto nos lleva a comprender que la crisis global generó en los seres humanos un fuerte estado de ansiedad ante la incertidumbre por la subsistencia propia y colectiva. Es decir, la ansiedad ante una amenaza “relativamente nueva” (pues ya la humanidad ha atravesado por pandemias que ha olvidado paulatinamente), pero también alimentada por las acentuadas desigualdades por las que atraviesan muchas regiones del mundo, como el caso de la latinoamericana (López y Menéndez, 2020).

 

Ahora bien, las novedades que plantea la producción y consumo de textos artísticos en pandemia van más allá de su efecto relajante. Como bien apunta Carlos A. Scolari, la pandemia por el covid-19 generó una suerte de implosión narrativa, posibilitada principalmente por las complejas relaciones mediáticas de nuestros tiempos:

Lo que emerge de las redes de comunicación (que no son solo las “redes sociales”) es una imperiosa necesidad colectiva de poner en discurso lo que está pasando. En breve: los Homo sapiens del año 2020 están desesperados buscando un relato, una narrativa que les permita procesar un evento catastrófico a escala planetaria que solo tenía antecedentes en la memoria de la ciencia ficción apocalíptica. Si la sociedad globalizada facilitó la transmisión del coronavirus, la sociedad mediatizada agilizó la producción y circulación discursiva. Ni un ordenadorcuántico como el de la serie Devs sería suficiente para tener registro y procesar todo el contenido textual-narrativo que está generando el coronavirus, desde los mapas y gráficos curvilíneos hasta los memes, pasando por los discursos de científicos, líderes políticos, religiosos, periodistas, colegas, parientes y amigos (2020).

 

En el amplio mar de textos de diversa índole podemos identificar que en el caso de los textos artísticos hay una suerte de ampliación con respecto a los agentes que fungen como autores. Ya no se trata solo de artistas renombrados como en épocas anteriores, sino de otros sectores de la población como los niños, las mujeres presas, los adolescentes, madres de familia y prácticamente cualquier persona con la posibilidad y los medios suficientes para decir algo respecto a la pandemia. En el caso de América Latina quiero sugerir dos ejemplos de producción textual en México y Colombia.

 

Miradas artísticas sobre la pandemia. Abrazando la vida

El Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad de la UNAM organizó en abril de 2020 el concurso “Miradas artísticas sobre la pandemia”. Este ejercicio fue significativo pues participaron muchos sectores de la población mexicana a través de dibujos, ilustraciones, fotografías, ensayos, cuentos y crónicas en torno a sus formas de apropiación de la pandemia. Se realizó una selección de los textos participantes para conformar la exposición física y virtual intitulada Abrazando la vida. La versión física de la exposición se ubicó temporalmente en tres estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México, mientras que la versión digital se puede consultar en un sitio web (Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad [PUEDJS], 2020). La exposición se organiza en cinco grandes temáticas pandémicas:

-El mundo cambió

-Los que pueden quedarse en casa y los que no

-Remedios para la soledad

-El tiempo pasa distinto

-Saldremos adelante

 

La exposición muestra el testimonio de las experiencias particulares de muchos sectores de la población mexicana, los problemas que han enfrentado a nivel económico, psicológico y de salud en general, así como los sueños, aspiraciones y esperanzas esbozadas hacia el futuro pospandémico, donde es urgente forjar lazos de solidaridad:

 

Las más de 600 participaciones que recibió el certamen nos demuestran que en el corazón del pueblo mexicano existe una enorme reserva de solidaridad y esperanza. Se trata de obras que entrañan mensajes, consejos y perspectivas que buscan ayudarnos a no decaer. Son la evidencia de que aún sin conocernos nos podemos apoyar los unos a los otros. Esta exposición pretende ser un gran abrazo y una caricia para todo aquel que ama la vida. (PUEDJS, 2020).

 

Dos ejemplos de textos artísticos dentro de tal exposición son Seguimos conectados de Ismael León Rivera (2020) y Los olvidados por el Covid-19 de Yeraldine Medellín Escamilla (2020). El primer texto se trata de una ilustración que refleja la transformación de las formas de relación afectiva entre los seres humanos. La ilustración nos muestra a dos personas en casa haciendo uso de dispositivos como la computadora y el teléfono celular, mismos que posibilitan la interacción con otras personas en el mundo. Este texto se enmarca en la temática “Remedios para la soledad” y permite ver que una de las ventajas de la tecnología actual es la posibilidad de contacto humano a la distancia a través de videollamadas y plataformas de mensajería. Desde mi punto de vista, es pertinente con respecto de la temática de la exposición; pues una de las principales consecuencias negativas a nivel psicológico que ha traído la pandemia en la actualidad es la limitación de interacción presencial con familiares, amigos, parejas y otras personas cercanas por riesgo de contagio.

 

Nota: Seguimos conectados [Ilustración], de Ismael León Rivera, 2020. Fuente: PUEDJS (https://puedjs.unam.mx/seguimos-conectados/)

 

Por otro lado, la fotografía de Yeraldine Medellin Escamilla, que se circunscribe en el tema de “Los que pueden quedarse en casa y los que no”, nos muestra a dos personas que trabajan como recolectores de basura en la Ciudad de México. La fotografía se intitula Los olvidados por el Covid-19 y se inserta en el marco de una preocupación de la autora por reconocer a los agentes de la población que posibilitan el funcionamiento de la sociedad a través de la recolección y procesamiento de basura. La desigualdad también es un tema de la fotografía por la brecha que hay entre los trabajadores y trabajadoras que pueden desempeñar con seguridad sus labores a la distancia y los que se ven obligados a exponerse en distintos grados al contagio del virus por la naturaleza de sus trabajos.

 

 

Narrando desde y con el virus

Otro ejemplo de la producción de este tipo de textos lo podemos encontrar en otros países de América Latina. En Colombia, una colaboración entre la Universidad Pontificia Bolivariana y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, a través de la realización de un taller llamado “Narrando desde y con el virus”, llevó a la publicación de un libro que recupera las narrativas de los estudiantes participantes, así como de miembros de las comunidades indígenas Emberá Dobidá e Ikarwa. Este libro es un ejercicio importante que se motiva por la necesidad de representar simbólicamente la experiencia frente a un virus, pero desligándose de los discursos y textos que pretender brindar una versión unívoca de la problemática actual:

Partiendo de este conocimiento y haciendo uso de la expresión de escritura creativa, nos interpelamos a pensar la enfermedad y la transformación de nuestras vidas producidas por el covid-19 no solo como amenazas desgarradoras sino también como posible tierra compostada. Ello implicó entender el espacio epidémico como un sitio para explorar la complejidad e imprevisibilidad de las relaciones humano-ambientales y cómo estas son cómplices y resistentes a los ordenamientos sociopolíticos dominantes. De esa manera, la ciencia ficción, así como la poesía y el cuento, permite tejer hilos con otras narrativas, con otros seres humanos y no-humanos, con seres mágicos, con monstruos, con objetos, etc., para poder imaginar un entramado de relaciones distinto (Comunidad de Ikarwa et. al., 2020, p. 7).

 

En el libro se integraron algunas fotografías de los participantes y muchas ilustraciones que acompañan al texto escrito para brindar una experiencia más colorida al proceso de lectura. Un ejemplo interesante de este ejercicio es el texto intitulado La civilización. Un mundo de caos, elaborado por Bismar Conchave Dogiramá, miembro de la comunidad indígena Embera Dóbida. El texto presenta una crítica al avance de la civilización y su correlación con los procesos de urbanización a partir de la narrativa particular de la experiencia de Bismar. El siguiente fragmento de la última parte es contundente:

Tener poder y dinero, por lo tanto, era más importante que tener una gran familia: mandó a construir ciudades, destruyó los bosques, el aire, suelo y las aguas quedaron contaminadas. En la ciudad todo era diferente. Había hambre, necesidades y miedo. Nuestra tranquilidad se acabó cuando quedamos viviendo en la ciudad. Todo era difícil, la vida, la casa, el juego, la alimentación. Así, un día viviendo en la ciudad con mis amiguitos, nuestros abuelos nos decían que no podíamos andar libres como en el bosque, pero mis amiguitos no hicieron caso a sus consejos. Una vez salieron todos juntos a pasear por un parque de la ciudad, a unos los mataron y otros enfermaron, después murieron… Como yo hice caso a mis abuelos a mí no me pasó nada, pero sin amigos me quedé… ¡La ciudad es un mundo de caos! Ahora debemos vivir encerrados en la casa (Comunidad de Ikarwa et. al., 2020, p.17).

 

Bismar atribuye de manera certera la crisis por el covid-19 a la expansión de las ciudades, la sobreexplotación de los recursos naturales y al quiebre de la relación entre el ser humano y la naturaleza. Su texto se acompañó de la ilustración de una tortuga nadando con dificultad en medio de la basura, tal como se muestra en la figura 4. 

 <


Otro caso de la misma publicación es la narrativa de Jesús David Matta Santofimio. En La sociedad secreta de viajeros en el tiempo, Matta reflexiona sobre la posibilidad de que un grupo de personas realice un viaje al año 2000 para informar sobre la crisis mundial derivada por el covid-19. El autor indica que el viaje podría traer dos consecuencias. La positiva sería que los gobiernos y la humanidad tomarían conciencia para evitar llegar a este futuro. La consecuencia negativa sería que la información se ocupara para encaminar la toma de decisiones sobre quienes deberían sobrevivir y quienes no en el futuro. Matta indica que, independientemente de esas consecuencias, “las personas que pertenezcan a la línea de tiempo del 2020 tendrán que reflexionar profundamente acerca de la vida, de la fragilidad de la humanidad en el mundo y restablecer las relaciones con el ambiente”


 

Conclusiones

 

    Para cerrar el recorrido realizado a través de este texto me gustaría señalar tres conclusiones:
a)      El breve panorama aquí esbozado muestra la gran diversidad de formas de aproximación de los textos artísticos contemporáneos con respecto al tema de la pandemia. A través del uso de la palabra, la ilustración y la fotografía, cada autor o autora nos brinda la posibilidad de “leer” una parte de la crisis generada por el covid-19. Resulta significativo también que esta diversidad se manifiesta en los autores de tales textos. Ya no se trata de artistas consolidados, sino de cualquier persona con la posibilidad de expresar, a través del lenguaje artístico, su propia visión sobre el conflicto que representa la pandemia.
b)      Estos textos representan un reto metodológico para ser estudiados sobre todo por su cantidad. Desde una óptica de investigación tendríamos que estudiar las condiciones de producción de estos textos, aproximarnos a sus autores y, por otro lado, analizar las condiciones de recepción en este contexto, donde la globalización y los medios de comunicación posibilitan múltiples intercambios culturales.

 
c)      Una clave de lectura y estudio de estos textos puede ser el abordaje de tres tópicos. En primer lugar, enfocar nuestra mirada a lo que estos textos nos dicen sobre las condiciones contextuales que posibilitaron la pandemia. En segundo lugar, analizar en ellos qué es la pandemia, cómo se está desarrollando y cómo afecta la vida de los agentes representados (humanos y no humanos). Por último, sería muy bueno identificar si en algunos de estos textos hay alguna clave de interpretación sobre el devenir de la humanidad en el futuro pospandémico.

 


Referencias

 

Castellanos, M. F. (27 de mayo de 2020). En época de COVID-19 el mundo consume Arte y Cultura. UNESCO, https://es.unesco.org/news/epoca-covid-19-mundo-consume-arte-y-cultura

Comunidad de Ikarwa, Comunidad Santa María de Condoto, Conchave D., B., Galíndez, C., Roca-Servat, D., Meneses, E., Torres, E., Preciado O., I, Matta, J. D., Medina, J.R., Díaz, K., Hoyos, L. A., Bedoya Z., L., Vallejo U., P. A., Álvarez, R., Gómez H., T. y Pérez, Y. (2020) Tejiendo narrativas desde y con el virus. Medellín: CLACSO, Universidad Pontificia Bolivariana, Ecologías Políticas Abya Yala, https://www.clacso.org/wp-content/uploads/2020/10/Tejiendo-narrativas.pdf

Gadamer, H. G. (2012). Verdad y Método. Salamanca: Sígueme.

Gil-Carcedo, L. M. y Gil-Carcedo, E. (2018). Enfermedad y literatura. La peste. AN. RANM, 3 (135), 262-265. https://analesranm.es/revista/2018/135_03/13503rev08

González V., M. A. (2005). El arte develado. Consideraciones estéticas sobre la hermenéutica de Gadamer. México: Herder.

Lampis, M. (2010). El texto artístico y la historia. Una mirada sistémica sobre la fijación y el devenir social de las estructuras significantes. Sociocriticism,25 (1), 139-153. https://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/59734/2478-4514-1-PB.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Lampis, M. (2016). Sobre la noción de texto artístico. SIGNA. Revista de la Asociación Española de Semiótica, 25,685-694. http://revistas.uned.es/index.php/signa/article/view/16964/14550

López, L. F. y Menéndez, M. (2020). Las implicaciones socio-económicas de la pandemia por Covid-19: Ideas para la acción en políticas públicas, New York: PNUD. https://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/library/crisis_-prevention_and_recovery/the-socio-economic-implications-of-the-covid-19-pandemic--ideas-.html

Mora, G. (21 de abril de 2020).  PINTURAS y ARTISTAS que pasaron una pandemia y hoy están en MUSEOS. AD, https://www.revistaad.es/arte/articulos/pinturas-artistas-pasaron-pandemia-hoy-museos/25670

Palafox, J. A. (08 de mayo de 2020). De música, epidemias y pandemias. Música en México, https://musicaenmexico.com.mx/de-musica-epidemias-y-pandemias/

Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (2020). Miradas artísticas sobre la pandemia. Abrazando la vida. Exposición itinerante, disponible en http://dialogosdemocracia.humanidades.unam.mx/exposicion-itinerante-abrazando-a-la-vida/

Scolari, C. A., (22 de abril de 2020). En busca del relato perdido. Hipermediaciones, https://hipermediaciones.com/2020/04/22/relato_perdido/

Valles M., M. (1999). Técnicas cualitativas de investigación social. Madrid: Síntesis.

 

 



[1] MacDonald y Tipton citados en Miguel S. Valles Martínez, “La investigación documental. Técnicas de lectura y documentación” en Técnicas cualitativas de investigación social, Madrid, Síntesis, 1999, p. 120.

[2] Ibidem, p. 28.